viernes, 28 de septiembre de 2018

Jesús en Nazaret

Salio Jesús de allí y vino a su tierra, y le seguían sus discípulos.
 Y llegando el día de reposo, comenzó a enseñaren la sinagoga; y
muchos , oyéndole, se admiraban, y decían:¡ De donde tiene este estas cosas?
¿ Y que sabiduría es esta que le es dada, y estos milagros que por sus
manos son hechos?
¿no es este el carpintero, hijo de Maria, hermano de Jacobo, de Jose , de
Judas y de Simón? ¿No están también aquí con nosotros sus hermanas? Y
se escandalizaban de él.
Mas Jesús les decía: No hay profeta sin honra sino en su propia tierra y entre
sus parientes, y en su casa.
Y no pudo allí hacer ningún milagro,salvo que sanó a unos pocos enfermos, poniendo
sobre ellos las manos.
Y estaba asombrado de la incredulidad de ellos. Y recorría las aldeas de alrededor
enseñando.


El Señor Jesús hablaba con autoridad dada por Dios, tenia sabiduría, tenia y tiene el poder de
hacer milagros, pero no podía por la incredulidad de las personas que estaban allí en su tierra, éstas
personas se fijaban en su condición humana, se fijaban en de quien era hijo y miraban su familia,a lo
que se dedicaba .
Allí en Nazaret por ponerse a mirar lo humano del Señor Jesús no pudieron ver la riqueza espiritual que El tenia, aun no pudieron recibir mas milagros por que no creían en El.

Lo mas importante a la hora de ejercer nuestro ministerio es la riqueza espiritual que tengamos, nuestra intimidad que tengamos con Dios, la revelación de la palabra,y el dejarnos guiar por el Espíritu Santo cada día.
La humildad también es muy importante, que es reconocer que necesitamos de Dios para vivir, que necesitamos de El como del aire que respiramos.
El llamado de Dios es para todos las personas de diferentes  clases sociales, diferentes profesiones, Dios no mira la condición humana sino lo del corazón.

Que hablemos de su palabra, sin temor a lo que nos dirán, nosotros somos solo el instrumento para trasmitir el mensaje divino, la obra en la persona la hace El.

Queridos lectores que El Señor Jesús reine en sus corazones,

Que Dios les bendiga,

Lucelly





No hay comentarios:

Publicar un comentario