domingo, 10 de marzo de 2013

Cómo podemos actuar para llegar a ser una mujer como Debora?


Encaminándonos  a ser mujeres exitosas, excelentes madres, buenas amigas, mujeres incondicionales,y en general líderes de éxito.


Cuando habla la palabra de la mujer virtuosa, dice que el principio de la sabiduría es el temor a Dios, esto quiere decir que para llegar a ser una mujer ejemplar  una mujer líder  una buena madre, una excelente empresaria etc.., debemos ser temerosas del Señor, Él mismo nos guiará de cómo debemos actuar frente a las diferentes situaciones que se presenten.

1. Para ser mujeres lideres en todo, no significa que seamos perfectas en todo, lo que es verdad es que a pesar de que en algún momento actuemos mal, seremos encaminadas nuevamente por Dios, por medio de su palabra que será rhema en nuestra vida.

2.Ser mujeres obedientes a su palabra, no dejar de congregarnos como muchos tiene por costumbre  ya que dice también la palabra que la fé es por el oír y el oír la palabra de Dios, claro porque allí encontraremos la respuesta a nuestras dificultades.

3.Debemos ser mujeres que encontremos y hagamos del hogar un ministerio que sea ejemplo para muchos, hacer de nuestros hijos unas personas de bien llenas de amor que reciben de nosotros y así mismo lo puedan dar.
Muchas personas hombres y mujeres cometen error en ésta parte, dicen que Dios es primero pero no dan el lugar ni son responsables con la familia, una forma de dar testimonio sin hablar es nuestro hogar, que sea unos hijos, esposo etc, que reflejen verdaderamente el amor de Dios.

4.Una gran líder  una excelente empresaria, una ejemplar madre, una buena amiga o confidente debe ser una  mujer de oración la cual cuando hable sea guiada y respaldada por Dios, entonces así su accionar siempre tendrá buen final.
5.Ser perseverantes, constantes en todo lo que hagamos, aunque inicialmente no se vean resultados, se debe llegar a entender que algún día recogeremos los frutos, consecuencia de nuestra labor o servicio para Dios, sí porque El es el mejor de los jefes, el que nos recompensa con el mejor de los sueldos, respondiendo las peticiones de nuestro corazón.
Este punto es importante porque así mismo debe ser nuestro accionar con los hijos, ser permanentes  constantes a pesar de las dificultades ya que muchas mujeres cuando sus relaciones de pareja se rompen dejan a sus hijos o los descuidan y al tiempo que regresan o caen en cuenta del error cometido y quieren hacerse cargo nuevamente de ellos ya es tarde o difícil porque dieron lugar a otras situaciones negativas que no serán imposibles de solucionar pero sí habrá que orar bastante para lograr excelentes resultados.

6.Una parte muy importante que siempre comparto es que debemos ser mujeres llenas de compasión hacia el prójimo, considero personalmente que este valor es uno de los pilares importantes que hace que los milagros ocurran, pero para llegar a sentir compasión por los demás casi siempre se debe haber vivido una situación difícil que nos lleve a apoyar a las personas en oración, entonces ésto hará maravillas.

7.Mujeres que entiendan que los tiempos difíciles no son maldiciones sino tratos personales que lograran en nosotros un crecimiento personal, y también nos servirá de preparación para ser llevados a otro nivel en cualquier área de nuestra vida.

8.Mujeres firmes y determinadas en sus principios, mujeres leales primeramente a Dios y a las personas, es un principio muy importante.
Bueno, mujeres espero sean guiadas por Dios en todo, y que muchos, muchos vean en ustedes a una confidente, amiga incondicional, y así otros hablarán bien o darán testimonio de su liderazgo en cualquier campo de la vida.

9.Les comparto que el verdadero éxito en la vida de cualquier persona empieza dentro de cada uno, el definir quien soy y para donde voy.., sólo lo lograremos nosotros.

10.Mujeres que den el primer lugar a Dios, y que reconozcan que el trabajo secular es importante pero que cuando El Señor ocupe un lugar importante en nuestra vida entonces todo lo demás será añadido.

11.Débora fue una mujer que dirigió y guió a un pueblo, quizás hizo lo que un hombre no pudo en un momento por temor, pero encaminó a un ejercito a la una victoria colectiva, así como actúo ella debemos hacerlo nosotros ser guía de otros, lideres que alcancen el éxito personal  pero que dirigen a otros a actuar con pasión en todo lo que emprendan.

Saludos,

Lucelly
Embajadora de Cristo

No hay comentarios:

Publicar un comentario