viernes, 30 de septiembre de 2016

Tiempo de Restitución...

Texto  biblico: Joel 2:25-27
Y os restuire  los años que comió la oruga, el salton el revoltón y  la langosta, mi gran ejercito que envié contra vosotros.
Comeréis hasta saciaros, y alabareis el nombre de Jehova vuestro Dios , el cual  hizo maravillas con vosotros, y nunca jamas sera mi pueblo avergonzado.
Y conoceréis  que en medio de Israel estoy yo, y que yo soy Jehova vuestro Dios y no hay otro y mi pueblo nunca mas sera avergonzado.


La misericordia de Dios es grande, dice la palabra convertíos a mis con todo vuestro corazón, si debe ser un arrepentimiento genuino con un corazón sincero, clamar al Señor Grandemente y El nos ayudara en todo lo que necesitemos, existen momentos que no sabemos que hacer, como actuar que camino coger, pero es ahí donde debemos buscar la presencia del Espíritu Santo para recibir la respuesta a nuestro clamor.

Los anteriores versículo habla de tiempos de restitución, muchas veces han existido bendiciones que son nuestras, pero por escuchar y obedecer a la voz de Dios, entonces esas bendiciones no llegan, se desvían y las aprovechan otros, pero si nosotros somos obedientes a la palabra de Dios, dejamos que nuestra vida gire alrededor de Dios entonces se cumplirá esta promesa que todo lo que hemos perdido, las bendiciones que eran nuestras y que aun no habíamos podido disfrutar de ellas volverán a ser nuestras, regresaran a nuestra vida, a nuestra casa sin tener que hacer mucho esfuerzo porque sera Dios mismo quien Autorizara que nos sean devueltas ya, pronto para que nosotros entremos en tiempo de obtener las promesas.

En los tiempos en los cuales hemos vivido tratos en nuestra vida o hemos perdido las bendiciones que nos pertenecían, hemos pasado momentos tan difíciles de vergüenza, de humillación, de irrespeto a lo nuestro y a nuestra persona... pero en la anterior promesa habla de nunca mas seremos avergonzados, y lo dice dos veces, osea que se quitara de nosotros todo dolor, miseria, enfermedad, angustia, desesperación y entraremos a vivir con cielos abiertos.

No nos hará falta nada y mucho que anteriormente vieron nuestra angustia, humillación, etc, ahora verán las maravillas que Dios esta haciendo en nosotros y  conocerán que en medio nuestro esta El padre, el Hijo Jesucristo y el Espíritu Santo de Dios.

Bendiciones,
Lucelly Rivera Mendez

No hay comentarios:

Publicar un comentario