sábado, 23 de abril de 2016

Claves para recuperar a mi pareja...

Existen muchas estrategias, claves, o ideas en general que dicen los medios, revistas, etc, que debemos poner en practica para que nuestra pareja, marido, compañero o esposo regrese a nuestro lado.
Pero hoy les compartiré la mejor de todas las claves...

Someteos los unos a otros en el temor de Dios.
Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor;
Porque el marido es la cabeza de la mujer, así como cristo es la cabeza de la iglesia,la cual es su cuerpo y el es su Salvador.
Así que, como la iglesia esta sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo.
Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amo a la iglesia, y se entrego a si mismo por ella,
para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra.


Queridos lectores para poner en practica la estrategia para recuperar a nuestros esposos, lo primero que debemos hacer es ir al texto bíblico o promesa que Dios nos haya dado para reclamar nuestro esposo, en este caso les comparto Efesios 5: 21-26 y lo primero que les comparto es que nuestra vida debe de girar alrededor de Dios, darle el primer lugar a El, ser obedientes a su palabra pero nunca olvidarnos que nuestro esposo es la cabeza de nuestro hogar y debemos de darle ese lugar como sacerdote en nuestra casa, respetándolo acompañándolo en oración, apoyándolo en sus decisiones,cumpliendo con nuestros deberes en casa que de seguro ellos nos ayudaran.


Esto de que las mujeres debemos sujetarlos a los esposos es algo difícil para algunas mujeres pero es así como funciona el matrimonio, pero se que con amor podremos lograr que ellos sean nuestro complemento perfecto, porque cuando somos mujeres sabias podremos entrar en armonía con ellos y ellos en amor a nosotras también apoyaran nuestras ideas, proyectos o decisiones.


Pero también dice este texto bíblico Maridos, amad a vuestras mujeres y hace una comparación del como Cristo amo a la iglesia y se entrego así mismo por ella, claro porque los hombres en este caso mi esposo debe amarme tanto que va a cumplir con todos sus deberes en nuestra casa y en general con los deberes conyugales, para que nosotras no tengamos necesidad de nada, es clarisimo que debemos ser como uno solo buscando cada uno el bien del otro ya que somos una sola carne y cuando nuestro marido nos hace daño a las esposas es como si se lo estuviera haciendo así mismo o viceversa cuando nosotras las mujeres actuamos mal, en contra de ellos también nos hacemos daño nosotras mismas ya que dice la palabra que somos uno solo.

A veces en las relaciones de pareja existen demasiados inconveniente que impiden la restauración de nuestro matrimonio, pero la oración, la palabra revelada, y la obediencia a Dios nos ira mostrando el camino a seguir y Dios mismo se encargara de apartar a todos los que se opongan para que nuestro esposo regrese, no existirá tropiezo alguno para nosotros en este caminar y estoy segura que la gracia y el favor de Dios estará con nosotros y esto mismo lo verán nuestros esposos cuando nos miren ya que miraran el amor de Dios dentro nuestro.

Una parte muy importante de este texto es  cuando dice que para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra...
Tengan en cuenta que el agua significa la palabra de Dios revelada, osea que para que haya cumplimiento de esta promesa y nuestro esposo regrese debemos de vivir sobre una palabra de Dios pero revelada, en la cuan entendamos que debemos cumplir a sus mandatos.

Nunca olvidarnos del perdón, primero hacia nosotros mismos ya que muchas veces creemos que una ruptura matrimonial fue por nuestra causa, y también perdonarlos a ellos por el daño causado en los tiempos de separación, pero estoy segura que que Dios sanara toda herida, mal recuerdo ya que ahora la restauración matrimonial sera diferente, porque sera de dos guiados por el Señor y la palabra enseñada por el Señor Jesucristo.

Algo importante es que debemos estar en santidad, guardarnos primeramente para Dios y por consiguiente para nuestro esposo.
Queridos lectores le compartiré otros texto bíblicos que  ayudaran a reclamar nuestra promesa en este caso el regreso de nuestro esposo..
1.Mi amado es mio y yo suya, Cantar de los cantares 6:3
2.He aquí que tu eres hermosa, amiga mía; he aquí que tu eres hermosa; cantar de los cantares 4:1-1-
    15
3. Mateo 19:6 Así que ya  no son mas dos, sino una sola carne, por tanto, lo que Dios junto, no lo      separe el hombre.

Que Dios les bendiga y cumpla a los deseos de nuestros corazónes,
Lucelly

No hay comentarios:

Publicar un comentario