jueves, 7 de julio de 2011

Sanando nuestro corazón

Los daños más grandes que pueda padecer el ser humano están en el alma.

La principal raíz la encontramos en la niñez, falta de estimulo familiar, falta de afecto, y a pesar de que vamos creciendo, y alcanzando nuestras metas, estos vacíos siguen ahí.

Sanidad interior

¿Cuando se generan las heridas en el alma?
Muchas de las situaciones que los padres vivieron en el momento de la concepción, de una u otra forma condicionaran las emociones y acciones de los hijos.

¿Cuando te sientes rechazado?
Cuando hay falta de aceptación, cuando se es contradicho siempre en lo que se expresa, propone u ofrece es no hallar cabida, además esta situación es ampliamente afectada en el transcurrir de las diferentes etapas de nuestras vidas, muchos hacen que esas heridas sean mas profundas.

¿Como podemos encaminarnos hacia la restauración? 
      A. Identifica las causas donde se origino este rechazo.
      B. Enfrenta el pasado, para poder sacarlo del corazón.
      C. Identificar cada persona que nos hizo daño, no para juzgarlos, ni dañarlos sino para reconocer esa herida y liberarnos internamente.

Jesús  también fue rechazado:
1.       Antes de nacer, José lo rechazo
2.       Fue rechazado después de su nacimiento, lo quisieron matar.
3.       Fue rechazado por los judíos, tanto lideres religiosos, políticos y el pueblo.
4.       Sintió el abandono del Padre celestial “Dios mío, Dios mío ¿Por qué me has abandonado?

Algunos pasos para la restauración:
-Perdona de todo corazón
-Renuncia a guardar recuerdos que nos causen daño
-Perdónate a ti mismo
-Realiza una lista de tus cualidades, dones o talentos, estoy segura que esta lista será mas alta que la lista de tus partes negativas.
-Valórate tu mismo, siente y cree que eres importante, eso irradiara y los demás lo verán.

Lucelly Rivera
Palabra viva

No hay comentarios:

Publicar un comentario