lunes, 24 de junio de 2013

Niños felices, jovenes con corazon sano, adultos de bien...Padres excelentes

El  ser padres no es fácil,existen muchos libros, manuales, psicólogos en general personas especializadas que enseñan sobre el como ser buenos padres, pero hay una cosa sumamente importante para  ser un excelente padre de familia debemos de tener en primer lugar a Dios en nuestro corazón, pedirle a El que sea nuestro guía en todo tiempo ya que los afanes del mundo hace que les brindemos a ellos espacios o regalos que tal vez no están preparados para usar, al igual que nuestro trato hacia ellos, muchas veces los padres confundiendo el amor por alcagueteria se vuelven permisivos y esto traerá consecuencias graves para los jóvenes y en general el grupo familiar.

Un padre con un corazón sano o guiado por la palabra de Dios es mucho más fácil de educar a los hijos, teniendo en cuenta que son muchos los hogares donde solo hay un padre a cargo de la familia ya sea madre cabeza de hogar o padre, bueno muchas veces llega al hogar un integrante nuevo en la familia como pareja y que por consiguiente ocupará el lugar de "padre" ya sea porque se haya casado con la madre o con el papá, por eso es muy importante tener a Dios en primer lugar porque El, por medio de su escritura nos enseñará a direccionarlos sabiamente y que los hijos no vayan a crecer con heridas en el corazón, o que si las tienen puedan ser sanos poco a poco.
El ser padres excelentes no significa que hagamos todo bien, quizás cometamos errores pero es importante permanecer en forma constante y perseverante acompañando su desarrollo como persona y es esencial, reconocerles sus triunfos y esfuerzos cuando los realicen, además muy importante
dejar que el Padre Dios sea el primer papá para nuestros hijos a pesar de que hayan dificultades en el caminar de la educación de ellos, todo saldrá bien.

Un hombre de Éxito, un hombre de testimonio, un hombre responsable se le deben mirar como es la relación con los hijos, ya que manejar un negocio, una iglesia, una mujer quizás sea fácil pero educar unos hijos de bien no es tan sencillo pero cuando lo logramos es el mejor de los tesoros, porque es algo que se construye poco a poco, pero que los frutos se pueden observar a final de los tiempos.
Muchos seres humanos descuidan a sus hijos y le dan el primer lugar al empleo,profesión, a la pareja(aunque debería ser así, no debemos descuidarlos ya que el amor que les brindemos durante su desarrollo es importante).
No olvidemos que nuestro primer ministerio es la familia, y son los integrantes del hogar nuestro mas grande testimonio, es una forma de evangelizar sin palabras...
También es bueno saber que le tendremos que dar cuentas a Dios de ellos, ya que somos los padres los responsables de su buen desarrollo y crecimiento en general, esta labor no la podemos delegar a nadie a menos que sea por fuerza mayor.

Queridos lectores que sea Dios dándoles sabiduría para educar, darles amor, invertir tiempo y todo lo necesario para hacer de los hijos hombres o mujeres de bien o de bendición tanto en nuestro hogar como para la sociedad.

Nota: Si tienen dificultades académicas con sus hijos de cualquier edad, les recomiendo leer un tema que escribí anteriormente, llamado Claves para superar dificultades académicas con los jóvenes,(adolescentes).
La palabra dice:
Su descendencia será poderosa en la tierra
La generación de los rectos será bendita.
Salmo 112:2
Lucelly

No hay comentarios:

Publicar un comentario