sábado, 21 de abril de 2012

La promesa del Espíritu Santo

 Recibiendo poder:


Clamemos cada día por la presencia del Espíritu Santo, ya que se nos ha prometido que recibiríamos poder, cuando haya venido sobre nosotros  el Espíritu Santo.
Si, poder para evangelizar, para predicar y  muchos se conviertan al señor.

Poder para orar por los enfermos, Poder para libertar a los cautivos,
cautivos espirituales, presos de su pasado, de amargura, etc.
La presencia del Espíritu Santo vino cuando estaban juntos y unánimes , unidos en un mismo sentir (juan: 14: 16,17)


Cuando estemos accionados en la obra de Dios, para todo necesitamos de la presencia del  Espíritu Santo ya que es EL quien nos direcciona, nos respalda, el que hace que todo sea en su tiempo, el que guia nuestros escritos y permite que los lean personas que estén buscando respuesta a sus  inquietudes.
También sabemos que cuando el Espiritu Santo llega derrota toda maldición que hayan decretado sobre nuestras vidas, nos unge, nos trae buenas nuevas,sanidad al cuerpo, al alma y al espiritu, nos concede el favor de Dios como ejemplo la vida de Ester y de José que hallaron gracia y favor ante los reyes, también Dios mismo lo hará con nosotros, nos colocaran una corona de Gloria, de honrra, alegrias,gozo,honor,habrá restauración ante todo libertad, ya que se nos haya preparado como a una novia que espera al novio.

Oh dulce Espíritu Santo hoy clamo a tu presencia, clamo a tu llenura que estés ahí, donde quiera que vayamos , que nos uses como instrumento para que tu evangelio sea predicado y muchos lleguen a tus caminos, y que muchos que estén desanimados vuelvan a la fuente de agua viva que es el Padre, no permitas que nos alejemos ni a la derecha ni a la izquierda, que donde quiera que vayamos seas tu delante de nosotros permitiendo que las puertas se abran para que pasemos nosotros tus hijos, oh dulce consolador perdona todos nuestros pecados y también pon en nosotros un corazón perdonador, permite que donde haya un enfermo pueda llegar tu sanidad,
Que donde haya necesidad financiera llegue la provisión,
Que donde haya soledad envies tu compañía, tu presencia,
Que donde haya abandono llegue la presencia del Padre,
Que donde haya angustia llegue tu paz.

Gracias porque estoy segura que nuestra oración ha sido escuchada y muchos darán testimonios de tus maravillas, ya que este es un evangelio en el Espíritu, que no necesito estar junto a alguien para ver la respuesta,

Amen

Lucelly

No hay comentarios:

Publicar un comentario