sábado, 25 de mayo de 2013

Dios Mi Justicia...

Texto bases Génesis 37 al Génesis 50 (La vida de José)

     
                               El Dios Justo, es quien interviene y aboga por nosotros

La palabra dice que José fue envidiado, vendido por sus hermanos después fue llevado lejos como esclavo, hablaron mal de él diciendo mentiras como consecuencia fue llevado a la cárcel, tal ves José se sintió abandonado por sus padres, hermanos, por los amigos o conocidos que hizo en la cárcel a los cuales les reveló sueños y fue usado por Dios, pero cuando ellos salieron de prisión no lo ayudaron aunque pudieron haberlo hecho.
Pero el Dios justo que hace justicia con su pueblo hizo que el nombre de él fuera levantado en alto y quienes lo traicionaron, rechazaron, abandonaron tuvieron que servirle y aun postrarse ante sus pies por orden del faraón y en señal de la autoridad que se le había delegado primeramente de parte de Dios por que se mantuvo firme en su visión y en sus principios cristianos a pesar de las adversidades, el faraón vió en José sabiduría  lealtad y firmeza sin temor alguno por defender los principios de Dios y no negarlo a pesar de que podía sufrir consecuencias graves.
Cuando Dios levantó grandemente a José el tuvo "poder" y autoridad sobre el pueblo pero demostró su amor perdonador cuando vio a sus hermanos llegar suplicando ayuda, el los probó para saber si habían cambiado, y claro que ellos estaban arrepentidos por haber hecho mal con José, después de esto José ayudó mucho a  sus hermanos, padres y en general a su pueblo.
José fue levantado dignamente, prosperado en todo sentido.
Como lo hizo Dios con él lo hará con nosotros...
Un sueño cumplido en un hombre.
Esa era la visión que Dios le había dado a un hombre que se dispuso a creerlo, permaneció firme en sus principios como hijo de Dios y como hombre.
Fue un hombre que nos motiva a ser fieles a Dios y a su visión, permanecer en oración para que recibamos revelación y la forma en que debemos actuar ante todas las situaciones y podamos ver el camino a seguir para poder llegar a la meta cumplida en nuestra vida.
José no buscó un beneficio propio sino que hablaba conforme a la palabra de Dios sin importarle que su presente no era bueno y que las consecuencias quizás no iban a ser las mejores.

Pero el fue fiel, firme y como consecuencia fue bendecido grandemente,
Saludos queridos lectores y hoy les puedo compartir que cuando somos fieles a Dios y a su palabra El mismo nos hará justicia

Lucelly
Que recibamos la gracia y el favor de parte de Dios, que abre puertas de bendición que nadie puede cerrar
Gracias Padre Dios, por ser nuestra justicia


No hay comentarios:

Publicar un comentario