miércoles, 12 de noviembre de 2014

Promesas para reclamar Sanidad física o salud

Las personas en general  tienen que vivir algún padecimiento, esto ocurre en cualquier de las áreas ya sea problemas económicos, familiares, emocionales, ministeriales o problemas de salud.
En este tema nos ocuparemos de conocer promesas que nos ayudaran a obtener la sanidad de cualquiera de las enfermedades que nos aqueja.
Siempre aconsejo es que pidan o clamen al  Espirita Santo por revelación de la palabra lo que nos conducirá conocer la salida, solución o la forma de actuar hasta lograr nuestra sanidad del cuerpo.

Primera promesa
Isaías 53 :4-6

Esta promesa habla de que el Señor Jesucristo llevó toda enfermedad en la cruz  del calvario, cuando le hicieron las llagas en su espalda, cada una de aquellas heridas  que el tubo que padecer rumbo a la cruz del calvario primeramente canceló toda maldición generacional y pecado que había en nosotros para que después de haber recibido la revelación de ésta promesa la persona fuese sana de enfermedad.
El cordero inmolada, Señor Jesucristo nos libertó del pecado con el derramamiento de su sangre preciosa, ésto consecuencias grandes en nuestra vida ya que su sangre derramada rumbo a la cruz,sano nuestro corazón de toda raíz de resentimiento, amargura o falta de perdona hacía otros o aun hacia nosotros mismos que en muchas ocasiones son impedimento para lograr la sanidad física.
Queridos lectores son muchas las personas que son sanadas sin necesidad de medicamentos, simplemente son sanados por medio de la palabra de Dios revelada, como ocurre esto? dependiendo de la fe de cada persona, y no debe haber incredulidad en nosotros y si la hay debemos clamar a Dios para que nos ayude a creer que con El todo es posible. Otro paso importante  es la obediencia.

Segunda promesa:
Isaías 38:21
Otra forma de lograr la sanidad, es que Dios por medio del Espiritu Santo les guíe al medico, o persona correcta que nos dará el medicamento o tratamiento perfecto y clave para ser sanos de cualquier enfermedad que nos aqueje. En esta promesa dice que tomen masa de higos, pónganla
en la llaga,  y sanará.
Bueno hubo una acción de fe, y Dios la bendijo.

Existen más promesas de sanidad física pero escribí sobre estas dos ya que tienen una grande revelación.


Que Dios les bendiga y logren la sanidad de cualquier enfermedad que padezcan.
Lucelly

No hay comentarios:

Publicar un comentario